Autor Tema: LAS CARPAS LLEGARON PARA QUEDARSE  (Leído 1582 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Planeta Pesca

  • Colaborador
  • Merluza Negra
  • ****
  • Mensajes: 3925
  • Sexo: Masculino
LAS CARPAS LLEGARON PARA QUEDARSE
« : 23 de noviembre de 2016, 12:31:01 »

LAS CARPAS LLEGARON PARA QUEDARSE

Desde hace unos años venimos observando, cada vez con más preocupación, el aumento en la cantidad de carpas en los diferentes ámbitos de la zona. Cuando ud esta leyendo esta nota, tenemos sobre nuestra mesa de trabajo un amplio abanico de posibilidades de pescarlas. Y en portes que asombran. En nuestro Lago del Fuerte de Tandil en los últimos días se dieron capturas cercanas a los 6, 8 y según se comenta, hasta 12 kilos. Los arroyos de la zona no son la excepción, siendo Los Huesos en el deslinde de Azul y Tandil uno de los que posee estos grandes trofeos para muchos, que a pesar de todo, aprovechan su valor deportivo. Hace una década, su captura era normal en la zona, pero no en semejante cantidades. Caminando bien temprano por la costa del lago tandilense con un poco de atención es común ver un grupo de estos ejemplares con sus danzas sobre los bajos. Esto ha llamado la atención de los pescadores cada vez más, siendo común verlos con diferentes tipos de masas, probando e innovando para poder pincharlas.
Pescar esta especie con equipos livianos requiere de mucha técnica, su pique no es proporcional a su tamaño. Desconfiada para tomar los cebos que se ofrecen, apenas perceptible muchas veces su pique. Ha encontrado hasta adeptos en la modalidad Fly Cast, e incluso, grandes referentes de la actividad la defienden a ultranza. Su comportamiento es realmente sorprendente ya que este pez, es muy inteligente y posee un sentido de la vista y olfato extraordinarios, lo que lleva a que su pesca sea muy delicada y que se lo pesque muchas veces a "Pez Visto".
La Carpa, científicamente conocida como Cyprinius Carpius, tiene una reproducción extraordinaria, lo que hace cierto el mote de plaga. Esta especie tiene un desove de 100.000 a 150.000 huevos por cada kilo de peso, por lo que un ejemplar de 10 kg puede llegar a una puesta de un millón a un millón y medio de huevos, cifra no igualada por ningún pez que puebla nuestras aguas. Como todas huevas, debe luchar con algunos contratiempos, como la temperatura, ya que una baja en la misma puede provocar un desove nulo. Otro detalle no menos importante, es que estos huevos son muy codiciados por los demás peces, al igual que los alevinos que nacen a los 5/6 dias, y son alimento de todos los predadores, inclusive las mismas carpas. Esto hace que baje ese porcentaje, que no obstante, es altísimo y ha provocado esta proliferación tan grande en las últimas décadas, máxime al no tener un depredador natural. Recordemos que la historia dice que fueron introducidas con fines comerciales y ornamentales durante la segunda mitad del siglo XIX, algunos adjudican que las trajó durante su presidencia Julio Argentino Roca, para su estancia “La Paz” en AAscochinga, y otros hablan de su ingreso en el Palacio San Jose, en Entre Rios, de la mano de Juan José de Urquiza, poco interesa ya quién fue “el culpable”, sólo que hay que buscarle la vuelta a esta problemática. Y la cosa es que estos ejemplares llegaron, y los años van demostrando que hay que acostumbrarse a ellos. No hay posibilidad de erradicarlos, ya que introducir otra especie no autóctona significaría el peor remedio a esta enfermedad. En el sur, ya se la detectó en toda la extensión de los ríos Negro, Neuquén y Limay, lo que generó una gran preocupación en los prestadores turísticos de la región, por el temor de que con el correr de los años desplace a las truchas. Otros han buscado alternativas para disminuir el crecimiento poblacional, y en buena hora, han encontrado una manera de aprovechar su carne, manufacturando su carne para lograr un excelente lomo ahumado de carpa patagónica, con la piel trabajan para artesanías, y con el resto de cola, cabeza y agallas, elaboran un alimento balanceado para animales. Una gran idea que cuenta con el apoyo de la Universidad Nacional del Comahue y la Municipalidad de Allen, provincia de Rio Negro. Es clave encontrar manera como esta, para poder controlar su crecimiento de alguna manera.
Sin ir más lejos, estudios muestran a la carpa como una de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo, e incluso, en algunos países, como España, debido a su potencial invasor o la susceptibilidad de convertirse en una amenaza grave por competir con las especies silvestres autóctonas, alterar su pureza genética o los equilibrios ecológicos, se la incluido en el Catálogo Español de Especies exóticas Invasoras y prohibida su introducción en el medio natural. En Australia, otro de los declarados enemigos de la Cyprinius, tienen previsto esparcir en sus aguas una especie de virus del herpes para erradicar la carpa común, una especie invasiva considerada como "el peor parásito de agua dulce" en este país oceánico. Ese informe hace dar escalofríos, indica que casi un 90% de los peces endémicos han desaparecido.
Las Federaciones de Pesca, los Ministerios de cada una de las provincias no deben seguir haciendo oídos sordos y elaborar estudios, confeccionar reglamentos y eventos que alimenten esto. No es solución pescarlas, matarlas y dejarlas tiradas a la vera del pesquero, como hemos visto. Hay que trabajar los pescadores mancomunadamente para establecer patrones y criterios, ante esto tan critico como el crecimiento poblacional de la carpa que no debería tener discusión alguna y ser tomado en serio por las autoridades provinciales y nacionales antes de que sea tarde.

Comparte este tema en FacebookComparte este tema en Twitter


Desconectado santi_carp

  • Bagre
  • *
  • Mensajes: 12
Re:LAS CARPAS LLEGARON PARA QUEDARSE
« Respuesta #1 : 08 de diciembre de 2016, 19:29:32 »

 down down down down down down down

Comparte este tema en FacebookComparte este tema en Twitter


Desconectado Taru

  • Administrador
  • Pez Vela
  • *****
  • Mensajes: 24526
  • Sexo: Masculino
    • PLANETA PESCA
Re:LAS CARPAS LLEGARON PARA QUEDARSE
« Respuesta #2 : 13 de diciembre de 2016, 23:20:37 »

La carpa lucha contra su mala fama y sus defensores revelan los beneficios

La principal característica de la carpa es su modalidad invasora en los ecosistemas, su capacidad de reproducción y la adaptación a los distintos ríos.


Desde su aparición en la cuenca del río Negro, las carpas, o como se las denomina científicamente Cyprinus carpio, generaron gran sorpresa en propios y extraños de la pesca, la ciencia y la gastronomía. Con el tiempo, se convirtieron en una especie más dentro del ecosistema y dejaron la “mala prensa” de lado.

De origen asiático, se cree que llegaron al río Negro a través de los canales de riego desde el Valle Medio, y por su capacidad reproductiva lograron expandirse hasta el río Limay inferior.

Una de sus características es moverse en cardúmenes y lograr una rápida adaptación en los lugares donde habita, como en nuestra zona a los ríos correntosos, y a diferentes temperaturas.

En los últimos años lograron una gran aceptación entre los pescadores y cocineros, que despertaron el interés comercial en la región y realizan distintas comidas con la carne del pescado. “Todo lo que podemos hacer con otros pescados, lo hemos realizado con carpa” dijo Leandro Pistagnesi, cocinero de Allen.

Romper el mito

“Tenemos una gran aceptación. Aprovechamos cada espacio para romper con el mito de su gusto barroso” dijo Leandro, y caracterizó al color de la carne como “rosada”. En su emprendimiento desarrollan un sistema para quitar las espinas de una forma “más práctica y efectiva”

“Llegan hasta Arroyito por suerte, porque es una gran barrera mecánica” admitió Guillermo Blasetti, ecólogo y trabajador de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), quien en conjunto con la dirección de Piscicultura de la provincia de Neuquén, realizaron un estudio sobre la situación de las carpas en el río Limay inferior y su convivencia con el resto de las especies.

En el estudio determinaron que sigue predominando el pejerrey, y a pesar su gran capacidad de reproducción, por sobre los demás peces, “la carpa (en numero) está por debajo del resto de los peces”.

“La carpa es un integrante más del ecosistema” afirmó Blasetti y agregó que “para no tener problemas en el ecosistema, tenemos que regular y controlar las especies presentes en el río Limay inferior”.

Aunque no se la considere una amenaza, Blasetti deslizó que “tenemos una especie en expansión que va a generar una competencia sobre individuos que tengan las mismas necesidades que ella, que como todo animal inserto en un ecosistema, puede generar problemas”.

Alarma de ecologistas

Desde que se empezaron a encontrar ejemplares en la zona, se encendieron las alarmas de grupos ecologistas que temían por complicaciones que podría traer un pez como la carpa para la vida de los ríos. Lejos de esta situación, el ecólogo explicó que “siempre existe un equilibrio, que aun no está, pero existirá cuando alguna especie frene la capacidad de reproducción”.

“Hasta que no venza la capacidad de reproductiva y dispersión que tiene el pejerrey y la perca, nunca va a ser dominante” prosiguió en su explicación Blasetti, y aseguró que “las arco iris ó marrón, no se comen los huevos de las carpas. Si puede ser que se coman los alevinos”.

Una especie invasora, que tiene antecesoras
El estudio de la AIC, determinó que la carpa no es la única especie que ha sido insertada en la región, ya que mojarras y almejas fueron introducidas artificialmente en el río Limay inferior.
Una carpa de cuatro kilos desprende por año cuatro cientos mil ovas de una sola vez.
Por kilo puede arrojar 100.000 huevos al año
Guillermo Blasetti:
“La carpa tiene ventajas por sobre la trucha marrón por ejemplo, ya que no necesita un ambiente de desove tan sofisticado. Puede esparcir sus huevos en raíces, ¿y que tenemos en las costas? muchas raíces. Esto facilita su tarea”.
“El pejerrey necesita una gran cantidad de oxigeno en agua. La carpa no, es la que menos necesita. Estas facilidades que brinda el ecosistema en la región, potencian la reproducción de la carpa, que puede arrojar hasta cien mil huevos por kilo al año, mientras que una trucha ronda los tres mil en el mismo período”.
“La carne es muy aprovechable...”
Leandro Pistagnesi:
“Un día estaba pescando pejerrey y saqué una carpa, no entendía nada. Pregunté, me dijeron qué era y empecé a averiguar. Descubrimos que es uno de los peces más consumidos del mundo”.
“Decidimos cocinar en vivo en las ferias, para romper el mito de su sabor ‘barroso’, una vez que la prueban, la gente se rectifica. Se puede hacer todo lo que se hace con otros pescados. Su carne es muy aprovechable. Se debería enseñar a la gente, porque está en el río y se puede comer con facilidad si se sabe cocinar. Podría ayudar a las familias”.

http://www.rionegro.com.ar/

Comparte este tema en FacebookComparte este tema en Twitter